News (Noticias)

Hambre y falta de vivienda: 7 maneras de ayudar


Photo of people serving food

El hambre y la falta de vivienda es un problema persistente en los Estados Unidos, y hay cosas que cada uno de nosotros puede hacer para marcar una diferencia significativa en las vidas de las personas que necesitan apoyo. Lea sobre ellas aquí.

La semana del 13 al 21 de noviembre de 2021 fue la Semana de Concienciación sobre el Hambre y la falta de vivienda, una oportunidad para aprender más y concienciar sobre los retos y realidades de las familias y personas que pasan esas situaciones. Se calcula que el año pasado hubo 116,4 millones de personas con inseguridad alimentaria y 580.466 sin hogar en los Estados Unidos.

El hambre y la falta de vivienda son un reto nacional y los legisladores estatales de todo el país están comprometidos con la búsqueda de soluciones y recursos para apoyar mejor a quienes luchan por acceder a los alimentos y la vivienda a través de políticas, programas y financiación. Desafortunadamente, encontrar una solución a la crisis no es una tarea fácil y no puede resolverse de la noche a la mañana.

La buena noticia es que usted puede influir inmediatamente en las vidas de quienes luchan contra la inseguridad alimentaria y la falta de vivienda en su comunidad y sus alrededores, y aquí tiene siete maneras de empezar a hacerlo

  1. No desperdicie comida - dónela: El Departamento de Agricultura de los EE.UU. calcula que el desperdicio de alimentos supone entre el 30 y el 40 por ciento del suministro total de alimentos. Incluso con esta cantidad de comida desperdiciada, muchos hogares se enfrentan a la inseguridad alimentaria. Según Hunger Free Colorado Solo en Colorado, el 33% de los habitantes no cuentan con un acceso fiable a alimentos nutritivos. Si trabajamos juntos como comunidad para redirigir el desperdicio de alimentos para alimentar a los necesitados, podemos marcar la diferencia en la vida de alguien hoy. Chequee los alimentos que hay en su cocina con regularidad para ver cuáles no van a comer usted y su familia, ya sea porque se acerca la fecha de caducidad o por puro exceso, y llévelos a una despensa local. Las despensas pueden encontrarse en las escuelas locales, los refugios, las iglesias, las mezquitas o incluso en las casas de los individuos. Es una buena idea llamar a la despensa seleccionada con antelación para confirmar que aceptan los alimentos que te gustaría donar.

  2. Comparta los recursos locales con los necesitados: Familiarizarse con los refugios y bancos de alimentos locales puede convertirlo en un valioso recurso para su comunidad. Conociendo la información sobre los recursos locales, usted puede dirigir fácilmente a las personas a los apoyos que necesitan, facilitándoles el acceso a ellos. Incluso puede crear e imprimir una lista de recursos locales para entregarla a quienes puedan beneficiarse de ellos. Organizaciones y recursos como la página de recursos de RMHS, 211 Colorado o Findhelp.org pueden utilizarse como herramientas para familiarizarse con los refugios de la zona, los bancos de alimentos, las organizaciones de apoyo, etc.

  3. Ofrezca su tiempo como voluntario en un refugio local o en un banco de alimentos: El tiempo es un activo valioso, especialmente cuando se utiliza para ayudar a otros en circunstancias menos afortunadas. Los refugios y los bancos de alimentos agradecen la ayuda práctica y los voluntarios. El voluntariado en refugios y bancos de alimentos locales puede ayudar a fortalecer las organizaciones que apoyan a los necesitados y a las personas que se benefician de ellas. Utilice la herramienta en línea de HUD Find Shelter para encontrar refugios y visite el Banco de Alimentos de Rockies para el norte de Colorado o el Banco de Alimentos de Care and Share para el sur de Colorado, para encontrar bancos de alimentos locales cerca de usted.

  4. Done artículos cuando pueda: Los refugios y los bancos de alimentos trabajan día y noche para albergar y alimentar a personas que no tienen mucho, y ciertos suministros son esenciales para mantener a esas personas sanas, alimentadas y vestidas con artículos de temporada. Para saber qué artículos son más necesarios, llame a los refugios y bancos de alimentos locales y done lo que pueda. Los artículos que se necesitan habitualmente son alimentos, productos de higiene personal, dinero, calcetines, chaquetas y otras prendas de vestir.

  5. Reclute a otros para que ayuden: Tener una comunidad de apoyo puede ser la diferencia entre tener poco o ningún acceso a recursos vitales y cambiar la vida de aquellos que necesitan. Compartir su pasión por ayudar a los demás y animar a los miembros de la comunidad a hacer lo mismo ayuda a ampliar su alcance colectivo, conecta a las personas con los recursos necesarios y mejora su comunidad en general. Puede impulsar el compromiso de la comunidad organizando iniciativas de devolución, colectas de alimentos y ropa, y oportunidades de voluntariado en su zona. También puede distribuir información sobre recursos locales y animar a los que le rodean a donar a las causas con las que se sienten más conectados.

  6. Acompañe a los jóvenes en los centros de acogida locales: En Estados Unidos, aproximadamente el 30% de las personas sin hogar son menores de 24 años. Se sabe que la falta de vivienda tiene un efecto duradero en las vidas de quienes la experimentan, y para los niños y jóvenes que se enfrentan a la inestabilidad de vivienda puede ser difícil conectarse con algo positivo y trabajar para alcanzar su potencial. Si quiere hacer la diferencia en la vida de un joven que se encuentra sin hogar, puede ofrecer su tiempo como mentor en los albergues locales y de la zona. El voluntariado como mentor puede tener un impacto significativo en el rumbo de la vida de una persona, además de hacer la diferencia entre una vida de inestabilidad y una con promesa y esperanza. Aquí puede encontrar refugios para jóvenes cerca de usted.

  7. Sea amable: Poner en contacto a las personas con el apoyo que necesitan puede ser de gran ayuda, pero también lo son los simples gestos de amabilidad. La salud mental es un indicador clave de esperanza, motivación y éxito. Los gestos amables, como sacar tiempo del día para intercambiar unas palabras o hacer un regalo considerado a alguien que pasa hambre o no tiene hogar, pueden ayudar enormemente. Los gestos amables pueden ayudar a levantar el velo del aislamiento social y la depresión, que pueden resultar paralizantes para quienes los experimentan. Todos somos personas y la amabilidad puede contribuir a la salud mental de quienes luchan por satisfacer sus necesidades básicas. Las conversaciones amistosas, la orientación, una sonrisa o un pequeño donativo pueden llegar muy lejos.

Concienciar sobre el problema del hambre y la falta de vivienda en nuestras comunidades y hacer lo que podamos para ayudar tienen un impacto que cambia la vida de los que necesitan ayuda. Cualquier granito de arena ayuda.

Para acceder a una lista completa de bancos de alimentos, refugios y otros recursos comunitarios en Colorado, visite la página de recursos de RMHS en www.rmhumanservices.org/resources.