News (Noticias)

Nuestro Personal de Intervención Temprana está aquí para apoyarlo


Early Intervention illustration of doctor speaking with family

El bebé de cinco meses era adorable, sonreía a sus padres mientras se llevaba un juguete a la boca. Esta dulce escena contrastaba con la dura llegada al mundo de Carson, que tuvo que ser operado del corazón con apenas una semana de vida.


Esa mañana de enero, mientras los padres de Carson lo persuadían y respondían preguntas, los profesionales de Intervención Temprana de Rocky Mountain Human Services evaluaban el habla, el movimiento, las habilidades cognitivas, el desarrollo socio-emocional, el crecimiento y la nutrición del niño.


El objetivo era trabajar en colaboración con los padres de Carson para averiguar si estaba retrasado en su desarrollo y qué tanto lo estaba, si sus retrasos le hacían merecedor de servicios y cómo conseguir las terapias y apoyos que necesitaba.


Fue un momento muy emotivo para esta familia cuando se enteraron de que Carson, cuyo nombre hemos cambiado para proteger la privacidad de la familia, tenía efectivamente algunos retrasos importantes. Y también fue un momento de empoderamiento, ya que sus padres se dieron cuenta de que tenían el control de la elección de los tipos de servicios y apoyos que su hijo recibiría.


Los padres de Carson, que accedieron amablemente a que escribiéramos sobre su evaluación, tuvieron palabras amables para los miembros del equipo de Intervención Temprana de RMHS que pasaron cerca de 90 minutos haciendo preguntas y observando los movimientos y reacciones del pequeño.

“Obviamente, es difícil”, dijo la madre de Carson. “Realmente los apreciamos a todos”.


RMHS es líder en Intervención Temprana, trabajo que realizamos desde 1985. Realizamos unas 1.650 evaluaciones al año. La Intervención Temprana cuenta con financiación estatal y federal, y atiende a niños desde el nacimiento hasta los tres años que necesitan ayuda para alcanzar los hitos del desarrollo. Y los miembros de nuestro equipo también están ahí para los padres.


“Su cuerpecito ha pasado por muchas cosas y ustedes también”, dijo la coordinadora de servicios de RMHS, Laura Sciarcon, a los padres de Carson. “Están en Intervención Temprana. Están haciendo lo correcto”.


La evaluación a la que se sometieron Carson y su familia es un primer paso crucial para obtener servicios - sin costo alguno para la familia - destinados a ayudar a los niños a ponerse al nivel de sus compañeros.


La evaluación de Carson se llevó a cabo mediante telemedicina, mientras Carson y su familia estaban sentados en el suelo alfombrado de la habitación del bebé, rodeados de sus juguetes y sus enseres. El médico de Carson del Hospital Pediátrico de Colorado había remitido a la familia a Intervención Temprana, pero cualquiera puede remitir a un niño para su evaluación.


Metódicamente, nuestros profesionales de Intervención Temprana preguntaron a los padres de Carson sobre el peso y la nutrición del bebé - había estado luchando con vómitos considerables - y sobre los medicamentos que el niño estaba tomando. También les pidieron a los padres de Carson que vieran si el bebé cogía un juguete para la dentición y se lo metía en la boca, cosa que no había hecho anteriormente.


“¡Dios mío!”, exclamó su madre cuando Carson realizó la tarea. “¡Mamá está muy orgullosa de ti!”.

A medida que avanzaba la evaluación, nuestros profesionales de Intervención Temprana observaban y entrenaban, notando las muchas formas positivas en que los padres de Carson apoyaban el desarrollo de su hijo.


La fonoaudióloga Karma Ansbacher comentó la forma en que la madre de Carson hablaba a su hijo y dijo: “¡Es perfecto! Hablando y haciendo pausas y dejándole un turno y hablando con esa voz aguda. Perfecto”.


Le preguntaron si le gusta el baño. Cómo se despierta de la siesta, si está inquieto o contento. Si duerme toda la noche. Cómo reacciona cuando oye un ruido fuerte. Si reconoce a los extraños.

Toda esa información y mucha más se incluyó en una evaluación y en una matriz de puntuación que se compartió con los padres inmediatamente, haciéndoles saber que Carson cumplía los requisitos para recibir servicios en función de los retrasos observados. Los padres de Carson también recibieron asesoramiento inmediato sobre cómo podían apoyar a su hijo mientras esperaban el siguiente paso.


Para Carson, el siguiente paso es la creación de un Plan Individual de Servicios para la Familia, o IFSP, que es un plan especializado creado teniendo en cuenta las aportaciones y los objetivos de la familia. Los proveedores de servicios trabajarán con Carson y su familia para ayudarle a desarrollar sus habilidades y ponerse al nivel de sus compañeros. Nuestro equipo de Intervención Temprana se dedica a colaborar con los padres para obtener los mejores resultados posibles. Aunque no podemos garantizarlos, nuestra esperanza es hacer todo lo posible para que la experiencia de las familias sea menos estresante, respetando la experiencia única de cada persona y explorando las opciones juntos.


“Siento que ya está haciendo muchas cosas buenas”, dijo la terapeuta ocupacional Erica Bauer.

“Está en un momento súper temprano”, dijo Karma, la fonoaudióloga. “La IT realmente ayuda a los niños a ponerse al día”.


Hacer una derivación:


Familias e individuos: Formulario de derivación en línea

RMHS | Denver | Rocky Mountain Human Services (rmhumanservices.org)


Médico con labor Asistencial o Clínico: Envíe por fax el formulario de derivación a intervención temprana al 303-636-5614 en inglés o español


Featured Posts